BANCO NACIONAL DE PANAMA
Escenas del Espectáculo

Pía Wurtzbach y el presidente filipino algo más que amigos

LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

«El amor verdadero puede esperar. Yo ahora voy por la corona». De esta manera, la filipina de origen alemán Pía Alonzo Wurtzbach confesaba sus intenciones al jurado que la interrogó previo paso a la gran final de Miss Universo 2015, celebrada en Las Vegas. A la pregunta de si en el caso de que fuera definitivamente coronada podría llegar a pensar que otras candidatas eran más merecedoras que ella del triunfo, Miss Filipinas no se andó con miramientos: «¿Más merecedoras? Jamás participaría en Miss Universo si pensara que alguien se lo merece más que yo».

Cuatro días más tarde, las respuestas de Pía cobraron verdadero sentido al ver cumplida su ambición: la venezolana Paulina Vega, ganadora del certamen en 2014, la coronó con la ansiada diadema de reina de la belleza. Eso sí, después de quitársela a su compatriota Ariadna Gutiérrez, quien por error la ostentó durante dos minutos. El lío ha sido monumental; tanto, que el mismísimo presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha mostrado su decepción a través de la radio: «Insólito… yo estaba viendo Miss Universo con mi familia, inclusive celebramos muchísimo cuando dijeron que Colombia iba a ser por segundo año consecutivo», confesó, al tiempo que insistía que, para él, Miss Colombia es y será la ganadora.

Pero Santos no es el único político cuyo nombre aparece en la comidilla del certamen. El de Benigno Aquino III, presidente de Filipinas, ha entrado en escena después de que el diario hongkonés «South China Morning Post» señalara a Pía Alonzo como su amante. El rotativo menciona un programa de la televisión china donde, el pasado mes de mayo, se interrogó a esta reina de la belleza acerca de unas fotografías en las que aparecía cenando con el mandatario en un hotel de Manila. «Hablamos con frecuencia, es un hombre divertido y muy gracioso», comentó, para luego asegurar que ambos estaban demasiado ocupados como para enredarse en el amor: ella con Miss Universo y él, con presidir el país.

Aquino, hijo de dos históricos en la política de Filipinas (Benigno y Cory Aquino), es soltero y un contumaz conquistador. Desde que subió al poder en 2010, entre sus brazos ha tenido a una estilista y una presentadora de televisión. También, a una bellísima política del Partido Liberal, Shalani Soledad, la mujer con la que más cerca ha estado de comprometerse. De momento, Aquino se resiste a elegir oficialmente a su primera dama. «Llega un momento en que eso se convierte en un ejercicio ridículo», explicó en su día al mismo «South China Morning Post».

Comparte..
LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

Agregar Comentario

Click aqui para publicar un comentario