BANCO NACIONAL DE PANAMA
Noticias

Una década en el poder Ecuador decidirá por la continuidad o el cambio

LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

Los ecuatorianos votarán este domingo en las primeras elecciones presidenciales a las que no concurre Rafael Correa, que el próximo 24 de mayo se despedirá definitivamente del cargo tras una década en el poder, lo que sienta las bases para un cambio de era que la oposición afronta preparada gracias, en parte, a la crisis económica.

Unos 12,8 millones de ecuatorianos están obligados por ley a acudir a las urnas para votar en la primera vuelta de las elecciones presidenciales que se celebra este 19 de febrero y que, de acuerdo con los sondeos sobre intención de voto, necesitará una segunda ronda el 2 de abril.

Fuera del país latinoamericano, el Consejo Nacional Electoral (CNE) ha cifrado en 378.292 el número de ecuatorianos habilitados no obligados a participar en estos comicios.

Aunque la carrera por suceder a Correa centra toda la atención, los ecuatorianos también elegirán a los 137 miembros de la Asamblea Nacional, a diputados provinciales, a los representantes de Guayas, Manabí y Pichincha y a cinco parlamentarios andinos.

Esta vez la batalla por el Congreso cobra especial importancia porque, según las encuestas, ninguno de los partidos políticos en liza conseguiría una mayoría contundente, de modo que la sede legislativa estará muy fragmentada
y podrá condicionar al nuevo Gobierno.

También se celebrará un referéndum sobre el llamado Pacto Ético, una propuesta realizada por Correa a raíz del escándalo de los Papeles de Panamá, en los que constan unos 4.000 contribuyentes ecuatorianos con una suma de 30.000 millones de dólares, para prohibir que las personas que ejercen cargos públicos usen paraísos fiscales.

El favorito para coger el testigo a Correa es Lenin Moreno, que le ha acompañado como vicepresidente hasta 2013, cuando renunció al cargo para ocuparse de un puesto de nueva creación en Naciones Unidas en defensa de las personas discapacitadas.

Todas las mediciones le sitúan a la cabeza de la carrera presidencial, con un margen de entre el 30 y el 35 por ciento, lo que le otorgaría una clara victoria pero insuficiente para ganar el Palacio de Carondelet en la primera vuelta.

La Constitución ecuatoriana establece que, para declararse vencedor en primera vuelta se necesita una mayoría absoluta de los votos válidos o más de un 40 por ciento y una diferencia de diez puntos porcentuales sobre el contrincante inmediato.

Moreno saca a sus principales rivales una cómoda distancia que ronda los diez puntos pero que ha oscilado en la recta final. Guillermo Lasso, del movimiento conservador CREO, se perfila como su mayor competidor con una horquilla de entre el 16 y el 20 por ciento de los votos.

Lasso, que ya intentó derrotar a Correa en 2013, no tiene asegurado el pase a segunda vuelta. Ha encontrado una fuerte rival en Cynthia Viteri, del Partido Social Cristiano (PSC), en el entorno del 15 por ciento y a la que la medición más optimista sitúa en segunda posición con un 20 por ciento.

Así, el gran misterio de esta primera toma de contacto no es saber quién ganará, ya que todo apunta a Moreno, sino con qué porcentaje y, en el caso de que no sea suficiente, a quién se enfrentará en la votación de primavera.

Ni Lasso ni Viteri han renunciado a la posibilidad de ser el representante opositor. El abanderado de CREO, durante su último mitin, ha instado a los otros siete candidatos a que pidan el voto para él de cara al balotaje. “Estamos en la caravana del triunfo. Empieza la segunda vuelta”, ha afirmado Viteri en el cierre de campaña.

El ascenso de cualquiera de los dos aspirantes opositores a la Presidencia de Ecuador supondría una auténtica revolución después de diez años de dominio hegemónico del carismático Correa y su partido político, Alianza PAIS.

Los vientos de cambio que soplan en América Latina que en los últimos años ha visto relevos ideológicos en Argentina y Brasil y duros reveses electorales (aunque no letales) en Venezuela y Bolivia han llegado también a Ecuador en forma de crisis económica.

Comparte..
LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

Agregar Comentario

Click aqui para publicar un comentario