BANCO NACIONAL DE PANAMA
Deportes

El Barcelona bloqueado… sin chispa Messi y Neymar

LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

“No he hecho ninguna sustitución porque habría sido injusto sacar a alguno de mis jugadores. Han estado todos a un nivel superior que el rival”. Esa fue la valoración de Luis Enrique respecto a sus hombres después del nuevo varapalo del Barça en Liga, esta vez ante el Valencia. Su principal justificación para no buscar una solución en el banquillo fue el hecho de mostrar una fe ciega en los jugadores que tenía sobre el césped.

Que Luis Enrique no confía en la mitad de su plantilla es una evidencia. En la primera fase de la temporada se quedó sin hacer cambios durante muchos partidos. Incluso en enero, con la llegada de Arda Turan y Aleix Vidal. En aquellas fechas podía entenderse como un gesto reivindicativo hacia la directiva, a la espera de alguna incorporación, sobre todo en ataque después de la marcha de Pedro y de las pocas garantías que ofrecían Sandro y Munir. Nolito era el hombre, pero los estatutos del club impidieron tocar un solo euro de la caja.

Con una plantilla corta y el once de gala cada tres días, el Barça fue acumulando partidos que se saldaban prácticamente todos con victoria. A la MSN, que lo jugaba todo, se le caía los goles de los bolsillos y la calidad individual maquillaba incluso algún mal partido. Todo salía bien.

En el banquillo ante el Valencia estaban Ter Stegen, Douglas, Alves, Bartra, Adriano, Vidal y Munir

Sin embargo, llegó el inesperado bache justamente en el momento clave de la temporada, cuando todo está en juego. El Barça no supo encontrar una respuesta al ‘accidente’ ante el Madrid y empezaron a llegar los problemas: una victoria contra diez frente al Atlético en los últimos seis partidos hablan por sí solos. Bloqueado mentalmente y sin la chispa de Messi y Neymar, el equipo no ha sabido encontrar la fórmula y ha aparecido la ansiedad. Tampoco Luis Enrique ha dado con la tecla cuando el ‘abracadabra’ que invocaba ha dejado de funcionar.

Ante el conjunto che, ni una sola sustitución. Ni un cambio de pieza que pudiera modificar el signo del encuentro o plantear problemas al rival. Como en los anteriores compromisos, tampoco se apreciaron variantes tácticas para desatascar el encuentro, más allá de recorrer a Piqué como delantero para intentar cazar algún balón.

Cuando los hay, los movimientos desde el banquillo tampoco son revolucionarios. El cambio más habitual es el del lateral derecho o la entrada de Arda por alguno de los interiores, aunque para nada varía el dibujo. Hombre por hombre sin cambiar el guión pautado.
Acabe como acabe la temporada, la reestructuración de la plantilla parece uno de los deberes que tiene la directiva de cara al próximo curso. Aumentar la competitividad es fundamental, ya que el fondo de armario no es del agrado del técnico asturiano. Contra el Valencia, en el banquillo estaban Ter Stegen, Douglas, Alves, Bartra, Adriano, Aleix Vidal y Munir.Ninguno de ellos salió ni siquiera a calentar.

Comparte..
LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

Agregar Comentario

Click aqui para publicar un comentario