BANCO NACIONAL DE PANAMA
Artículos

A miles de niñas les da mucha vergüenza hablar sobre sus problemas

LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

Martes, 9 Septiembre de 2014.- Más de 7000 jóvenes, la mayoría niñas, afirman que se sienten incómodos y les da mucha vergüenza expresar las injusticias y amenazas de violencia sexual a las

que se enfrentan todos los días.

Las niñas alzan la voz en un nuevo informe llamado «Escuchen nuestras voces», uno de los estudios más extensos de este tipo realizados sobre las niñas adolescentes.

Las niñas afirman que les da vergüenza hablar delante de los hombres, se sienten incómodas por sus problemas (que incluyen acoso sexual, violación, explotación sexual y económica y matrimonio forzado) y les falta la confianza para defenderse.

«Las niñas quieren tener más confianza en ellas mismas para no sentir miedo o vergüenza al expresar sus sentimientos y necesidades», dijo una niña de Ecuador.

«No puedo hablar delante de los hombres ni delante de nadie. Ni siquiera delante de mis hermanos y hermanas», expresó otra niña de Egipto. «Tengo la sensación de que todo lo que diga será ridículo. Así que no digo nada».

La organización Plan Internacional habló directamente con más de 7000 adolescentes de ambos sexos de 12 a 16 años en 11 países de cuatro regiones.

Los resultados muestran que miles de niñas se ven constantemente limitadas por prejuicios de género, violencia y abuso sexual y otras restricciones de género que coartan su empoderamiento y su vida.

No obstante, las niñas en gran medida ven imposible contar sus problemas a los demás y se sienten avergonzadas por las dificultades a las que se enfrentan.

Sarah Hendriks, Asesora mundial sobre igualdad de género e inclusión de los programas de Plan «Por ser niña», constató: «Este estudio es de gran importancia porque destaca los verdaderos desafíos y obstáculos a los que se enfrentan las niñas en todo el mundo. Ya sea porque se ven agobiadas por las tareas de la casa que les impiden asistir a la escuela o por el riesgo de quedarse embarazadas o sufrir agresiones sexuales, las niñas son objeto de maltrato y limitaciones todos los días y esta es la primera vez que realmente hemos escuchado a tantas niñas hablar sobre estos temas.

Aunque estos hallazgos no son nuevos, ya no podemos seguir ignorando el nivel que alcanzan estas violaciones puesto que los resultados resaltan claramente miles de realidades diarias. La difícil situación de las niñas solo mejorará verdaderamente cuando toda la sociedad las valore tanto como a los niños».

Las adolescentes sufren la violencia en forma de acoso sexual, violación, explotación y abuso sexual y económico, matrimonio forzado a través del chantaje, y el silenciamiento de las niñas mediante la intimidación.

En todo el mundo, se estima que 150 millones de niñas y 73 millones de niños han sufrido violencia sexual, según las fuentes del informe*.

«Los niveles de violencia sexual y maltrato que sufren las niñas en todo el mundo son alarmantes», afirmó Hendriks. «Ahora tenemos pruebas convincentes que esperamos sirvan para impulsar a la acción a quienes formulan las políticas para mejorar la vida de las niñas».

Las niñas de todos los países revelaron en el informe que no se ven como personas con derechos.

Las niñas no tienen confianza para hablar delante de hombres y niños y les cuesta evitar y entender el embarazo, de hecho, más de la mitad (52%) de las niñas afirma que jamás o rara vez deciden si quedarán embarazadas.

«Las niñas son como sirvientas para niños y hombres. Sus problemas realmente no importan», dijo una adolescente de Camerún.

Plan Internacional afirma que el estudio ha brindado una oportunidad para que niñas y niños reflexionen sobre su propio empoderamiento e igualdad, con la vista puesta en alentarlos a reconsiderar sus puntos de vista y a que, potencialmente, tomen medidas para abordar los problemas.

Esta organización benéfica usará los resultados para garantizar que su programación sea apropiada a las necesidades locales.

«El estudio brindó una oportunidad para que niñas y niños reflexionen sobre su propio empoderamiento e igualdad, con la vista puesta en alentarlos a reconsiderar sus puntos de vista y a que, potencialmente, tomen medidas para abordar los problemas», explicó Hendriks.

«Nos aseguraremos de que estas pruebas se usen en nuestro propio trabajo y en el de otros en relación con la igualdad de género y el empoderamiento de las niñas. Esto significa que los agentes de incidencia de todas partes estarán equipados con nuevas perspectivas sobre la difícil situación de las niñas, propiciando una mayor influencia sobre quienes formulan las políticas».

Comparte..
LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

Agregar Comentario

Click aqui para publicar un comentario