BANCO NACIONAL DE PANAMA
La Revista - Lo Nuevo

Protestas contra hidroeléctricas fueron replegadas por la policía panameña

LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

Panamá.- Al menos tres indígenas y cuatro policías resultaron hoy heridos cuando los primeros retomaron el cierre de la vía Interamericana en la provincia de Veraguas, 300 kilómetros al oeste de la capital, en rechazo a un proyecto hidroeléctrico.

El nuevo enfrentamiento entre los aborígenes, miembros de la Unión de Indígenas y Campesinos de Veraguas, y la policía se produjo a la altura del puente del río San Pablo en la comunidad de Cañazas.

Los manifestantes lanzaron piedras a los agentes antidisturbios de la Policía Nacional, cuatro de los cuales resultaron con contusiones, mientras que éstos respondieron con gases lacrimógenos y balas de goma, de acuerdo con estos mismos despachos informativos. Además de los policías, se informó de tres indígenas heridos en los enfrentamientos, pero ningún detenido.

El ministro panameño de Gobierno, Jorge Ricardo Fábrega, señaló, por su parte, que el desarrollo hidroeléctrico es de «importancia» para el país y que se debe aprovechar «responsablemente».

Según la Unión de Indígenas y Campesinos de Veraguas, este proyecto afectaría las aguas del río y a más de 25 comunidades cercanas al mismo. El oficial Carlos Rumbo, de la Policía de Veraguas, dijo que no se permitirá la interrupción del tráfico en la vía Interamericana.

Por su parte, los indígenas Ngäbe Buglé también fueron replegados por la Policía, que reabrió la vía Interamericana que había sido cerrada al tráfico por los aborígenes en rechazo al proyecto Barro Blanco.

La cacica Ngäbe Buglé, Silvia Carrera, señaló a los periodistas que cerraron la vía porque el Gobierno no atiende los reclamos de su comunidad sobre este proyecto, del cual piden su cancelación y un peritaje internacional de las obras.

Fuente: vanguardia

Comparte..
LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

Agregar Comentario

Click aqui para publicar un comentario