BANCO NACIONAL DE PANAMA
La Revista - En Exclusiva

La educación: clave para el presente y futuro de los niños y niñas

LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

En el Día del Niño, Plan resalta la importancia de la educación de calidad, sobre todo para las niñas; ellas tienen el poder de transformar sus vidas, y las de sus familias.

PANAMÁ, 20 de noviembre de 2012.- Las niñas enfrentan muchos obstáculos para tener acceso a la educación. En América Latina y el Caribe, el embarazo precoz y la violencia de género son dos grandes limitaciones para que las niñas terminen la escuela. A esto se le suma la deficiencia en la salud y nutrición, la falta de las bases de la educación temprana, la carga del trabajo doméstico y del cuidado a otros niños y niñas, y la inseguridad económica en el hogar.

En el Día del Niño, se celebra la aprobación de la Declaración de los Derechos del Niño y la Convención sobre los Derechos del Niño. Este día, 20 de noviembre, queremos recordar la importancia de las niñas, y su poder de transformación mediante la educación.

Plan presentó el pasado 11 de octubre la campaña global “Por ser niña”, en el marco de la celebración del primer Día Internacional de la Niña el pasado 11 de octubre. Su objetivo principal es incrementar la proporción de niñas que reciben aprendizaje de calidad.

Los estudios aseguran que las niñas que reciben educación son niñas que tienen poder para transformar sus propias vidas y las vidas de quienes las rodean.

En las últimas décadas, la cobertura de la educación en los diversos niveles se ha ido ampliando en forma importante en América Latina y el Caribe. Según el último informe de avance de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) en la región, la meta de paridad en la matrícula escolar se ha cumplido. La educación primaria se encuentra en un 90% en la gran mayoría de los países, y, al mismo tiempo, se han reducido significativamente las principales disparidades entre niñas y niños.

Pero al observar con detalle, más allá de los promedios, las niñas enfrentan rezagos marcados por cuestiones de género, lugar de residencia, razones socioeconómicas y su condición de etnicidad. En la medida que estas dimensiones se suman, se complejiza la problemática para las niñas. La discriminación y desigualdad que sufren las niñas se incrementa si además se enfrentan a otras condiciones como son: ser pobres, indígenas o afro-descendientes, viven con alguna discapacidad y habitan en zonas rurales y/o apartadas.

Adicionalmente, no obstante los avances en el acceso a la educación, la escuela sigue reproduciendo estereotipos de género a través de su currículum oculto y las prácticas educativas -entre otras cosas- limitando las opciones futuras de las niñas.

El embarazo en adolescentes también es un factor que está manteniendo a las niñas fuera de la escuela. Las tasas de embarazo en adolescentes en América Latina están incrementándose, con consecuencias graves ya que genera deserción escolar y limita otras posibilidades de desarrollo a las madres jóvenes.

En América Latina y el Caribe, antes de cumplir los 20 años, el 38% de las mujeres se encuentran embarazadas, y 18% del total de nacidos vivos en la región son hijos/as de madres adolescentes, según la CEPAl. Sin embargo este promedio se eleva en los países de centroamericanos, alcanzando el 25% en Nicaragua y El Salvador, y hasta 62% en algunas áreas rurales.

La maternidad adolescente en la región se da principalmente en los estratos socio-económicos bajos y con menor nivel educativo.

Comparte..
LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ