BANCO NACIONAL DE PANAMA
Noticias

El último gran capo de Colombia ‘El Loco’ Barrera delatado por su familia

LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

Daniel Barrera era, prácticamente, un venezolano más

Se movía a sus anchas por el vecino país, con la comodidad que le brindaba el dinero de sus ilícitos negocios, pero siempre procurando manejar un perfil bajo para no alertar sospechas que estorbaran.

Desde hacía tres años, las autoridades colombianas sabían que se encontraba en ese territorio, pero el siempre escurridizo Loco Barrera no era presa fácil, recoge El Espectador en colaboración especial para lainformacion.com. Había huido del país para evitar ser capturado, como ocurrió con tantos de sus socios y su propia familia, y en Venezuela tenía ya otra vida establecida. Sólo necesitaba que quienes en más confiaba él no le fallaran. Pero llegó el día en que se le agotó la última reserva de su suerte.

A Daniel Barrera lo entregaron

Como consecuencia de tantas maniobras que ejecutaron diversos organismos de seguridad para dar con su paradero. En la carrera por cercarlo fueron capturados sus principales socios: Claudio Javier Silva Otálora y Luis Agustín Caicedo Velandia; su madre, Ana Silvia Barrera; sobrinas y sus esposos, y hasta su hermano Arnoldo, quien sufre de síndrome de Down y es, particularmente, su adoración.

Tanto amor fraternal no evitó, sin embargo, que el nombre de Arnoldo fuera usado para transacciones comerciales del cartel de El Loco Barrera, quien por años intentó constituir una fachada legal para sus ilícitos negocios. Entre los delatores de Barrera figura, además, un miembro de su propia familia, quien recibió dineros de los organismos antidrogas durante meses.

Detener a este hombre era tan importante, que para lograrlo tuvieron que intervenir tres gobiernos más: el británico, el estadounidense y el venezolano.

El primero aportó información fundamental de inteligencia. El segundo, a través de la DEA y la CIA, entregó información relacionada con temas financieros y lavado de activos. La Policía venezolana, por su parte, ayudó a seguirlo, ubicarlo y, finalmente, capturarlo.

El Loco sabía que su captura estaba a la vuelta de la esquina y por eso quería entregarse, pero en ese juego del gato y el ratón fue el gato el que ganó.

Fuente: la informacion

Comparte..
LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

Agregar Comentario

Click aqui para publicar un comentario