BANCO NACIONAL DE PANAMA
Noticias

El riesgo de ser gay en Irak y el gobierno se niega a reconocerlo

LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

«Vinieron y me dijeron que o dejaba de ser gay o me mataban». Estas son las declaraciones de Ahmed, un iraquí que lleva dos meses en una casa de acogida donde se refugia de las posibles represalias a las que se enfrenta por ser homosexual.

Es muy difícil determinar cuántos homosexuales han muerto en los llamados «crímenes de honor» a manos de sus propias familias o por parte de milicias pero, según una investigación de la BBC, los gays iraquíes son objeto de violencia sistemática y organizada y el gobierno se niega a reconocerlo.

Una vez identificados, la mayoría de los gays en Irak no tienen lugar donde esconderse.

Después de que el gobierno cerrara varios centros de acogida para homosexuales, sólo queda uno en Bagdad que puede albergar a tres personas.

Ahmed vive allí junto con Allou, también homosexual y Nancy, transexual. Los tres dicen haber sido violados o amenazados de muerte.

«Vine aquí porque soy gay y me amenazó mi familia, ¡mi propia familia! y algunos desconocidos de mi barrio», explica el joven al señalar que si bien hace años la situación para los homosexuales estaba mal, era un tema al que no se le prestaba mucha atención.

Según un informe de la ONG Human Rights Watch, es posible que centenas de gays hayan muerto desde la invasión estadounidense en 2003.

Después de la caída de Saddam Hussein (1979-2003) tomaron el poder fuerzas conservadoras islámicas reticentes a aceptar valores supuestamente occidentales como la homosexualidad.

Los homosexuales, que hasta entonces gozaban de cierto grado de libertad y seguridad, pasaron a ser perseguidos.

Por eso, la población homosexual está especialmente preocupada. «Mi madre trató de convencerme para que me comportara como un hombre porque se supone que tengo que ser un hombre. No pude. Ella no sabe lo que hay dentro de mí», afirma Nancy.

«No podía entenderlo», lamenta Nancy al relatar cómo fue violada en varias ocasiones en algunos de los múltiples puestos de control que hay en Bagdad para garantizar la seguridad.

Sin embargo, el Ministerio de Derechos Humanos asegura no poder ayudarlos porque el grupo no es considerado una minoría por el gobierno y explica que de ese tipo de denuncias se encarga el Ministerio del Interior.

Fuente: bbc

Comparte..
LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

Agregar Comentario

Click aqui para publicar un comentario