BANCO NACIONAL DE PANAMA
Noticias

Cigarrillos de contrabando: un problema grave de salud y seguridad en Panamá

LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

Cuando se habla de la problemática del contrabando de cigarrillo, las consecuencias se dan a grandes niveles. Siete de cada diez cigarrillos que se venden en Panamá son ilegales. Las consecuencias de esta problemática van más allá de lo que podamos imaginar. Desde afectaciones económicas, por los impuestos que el Estado deja de percibir; problemas sociales, dado que se ha comprobado que los ingresos de ventas de estos productos aportan al crimen organizado y a las pandillas; hasta en la baja calidad del producto, que se vende y se fabrica sin ningún tipo de control.

Los cigarrillos de contrabando no cumplen con ningún estándar de calidad, que sí han sido establecidos en la industria legal de manera internacional; además de incumplir con todas las especificaciones establecidas por el Ministerio de Salud y Gobierno Nacional en cuanto al empaque, como las advertencias fotográficas, el contenido e ingredientes de los cigarrillos, el idioma de los textos, entre otras.

La Autoridad Nacional de Aduanas, que ha declarado cifras record de incautaciones de cigarrillos de contrabando en los últimos dos años, ha reportado que algunas advertencias en los empaques confirman sustancias tóxicas como cianuro, veneno mortal utilizado como raticida(1). El Ministerio de Salud ha tenido pronunciamientos acerca del tema, pero su gestión no parece ser suficiente dado el alto nivel de contrabando que aún existe -uno de los más altos en el mundo (70%)- y aún es común ver la venta de estos productos, sin las debidas advertencias de salud o pictogramas, a nivel nacional en buhoneros, vendedores ambulantes, abarroterías, e incluso propiedades, casas y apartamentos.

Aunado a esto, estudios realizados por Unimer en Panamá durante el 2011, comprueban que el consumidor de contrabando fuma un 30.4% más que un fumador de cigarrillos legales, lo que demuestra que el objetivo del Ministerio de Salud de reducir el consumo del tabaco, luego del aumento de los impuestos no se ha logrado, porque los cigarrillos legales han sido reemplazados por los ilegales. Los panameños fuman menos cigarrillos legales y fuman más cigarrillos ilegales.

Federico Jenkins, Director de Asuntos Corporativos de British American Tobacco Caribe y Centroamérica (BATCCA) indica que “Es imprescindible que las personas comprendan las consecuencias de consumir cigarrillos de contrabando que no cuentan con ningún control de calidad, los que muchas veces ni siquiera contienen ningún tipo de filtro. Además, sin saberlo, cada dólar que pagan por ellos está enriqueciendo aún más al crimen organizado y aumentando la inseguridad en el país”, concluye.

Hay 4 datos básicos
• No compre cigarrillos que no tengan advertencias de salud o sus advertencias no tengan fotografías (pictogramas). Estas deben estar en ambas caras.
• Desconfíe de los precios muy bajos, los cigarrillos de contrabando generalmente cuestan entre $0.75 y $1.00 por cajetilla.
• No compre cigarrillos cuyas indicaciones o textos estén en idiomas diferentes al español.
• La marca más popular de cigarrillos de contrabando en Panamá se llama JAISALMER, siguiéndoles otras menos frecuentes, pero siempre disponibles en el mercado como: Gold City, Elephant, Glory, VIFA, Birminghan, Arsenal, Patroncito, Fox. a tomar en cuenta al comprar cigarrillos para asegurarse que no sean de contrabando.

Comparte..
LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

1 Comentario

Click aqui para publicar un comentario