BANCO NACIONAL DE PANAMA
#PodcastRST

Juez permite al fundador de Megaupload volver a su mansión

LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

Un juez de Nueva Zelanda ha dado permiso este lunes al fundador de Megaupload, Kim Schmitz, para regresar a su lujosa mansión de Coatesville, al noroeste de Auckland (Nueva Zelanda) al considerar que no existe riesgo de fuga.

Schmitz, conocido como Dotcom, seguirá en libertad condicional en su domicilio mientras continúa el proceso de extradición a Estados Unidos por supuesta piratería. Schmitz fue detenido en enero en el país oceánico por dirigir el portal de intercambio de archivos online.

Además de Dotcom, el alemán Mathias Ortmann, cofundador de Megaupload, el también alemán Fin Batato, responsable técnico; y el holandés Bram van der Kolk, jefe de programación -detenidos en la misma mansión de Coatesville el pasado mes de enero- ya no requerirán ser vigilados electrónicamente. Así lo ha decidido el juez David Harvey del Tribunal del distrito de Auckland, que considera que los detenidos han cumplido hasta la fecha con las órdenes judiciales y que «no ha habido abuso de confianza». Los cuatro informáticos deberán entregar sus pasaportes a las autoridades locales y tienen prohibido intentar obtener documentos para salir del país, según la agencia local APNZ.

La jueza neozelandesa Judith Potter falló el pasado mes de marzo en contra de la orden de confiscación de bienes a Schmitz. Este fallo abre la posibilidad de que Dotcom pueda recuperar sus posesiones.

El fundador de Megaupload y los tres informáticos detenidos en Nueva Zelanda afrontan un juicio de extradición a Estados Unidos el próximo mes de agosto. EE UU pretende juzgar a siete ejecutivos de Megaupload por diversos delitos de piratería informática, crimen organizado y blanqueo de dinero. El portal web, clausurado durante la operación policial, está acusado en EE.UU de daños a la propiedad intelectual por valor de 500 millones de dólares (399 millones de euros) y de haber recaudado de manera ilícita más de 175 millones de dólares (140 millones de euros).

El éxito comercial de Megaupload le permitió a Schmitz, informático nacido en Alemania en 1974, amasar una fortuna considerable. Cuando la policía neozelandesa lo arrestó en su mansión -una casa de campo de 10 millones de dólares- se encontró con lujos como un helicóptero privado, un Cadillac rosa de 1959, un Rolls Royce Phantom y una docena más de vehículos de lujo con matrículas bautizadas como «hacker», «mal» o «dios». Los agentes también se apoderaron de 11 millones de dólares neozelandeses.

Fuente: el país

Comparte..
LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

2 Comentarios

Click aqui para publicar un comentario