BANCO NACIONAL DE PANAMA
La Revista - Lo Nuevo

El barco fantasma que navegó más de 30 años a la deriva

LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

La aparición frente a las costas canadienses de un barco pesquero japonés desaparecido hace ahora un año, cuando un tsunami arrasó las costas japonesas, es buen motivo para desempolvar algunas leyendas sobre buques fantasma.

Uno de los casos más espectaculares es el del Baychimo, un carguero que en octubre de 1931 quedó atrapado en el hielo ártico a menos de un kilómetro de la costa norte de Alaska. Tal y como podemos leer en el blog “Abadía Digital”, sus tripulantes decidieron abandonar la nave y refugiarse de la tormenta en la cercana ciudad de Barrow.

Cuando, dos días después regresaron, el buque había desaparecido. Durante varias semanas exploraron la helada zona en busca del escurridizo navío, pero no hallaron ningún indicio de su presencia. A finales de noviembre, tras una fuerte tormenta de nieve, la Compañía de la Bahía de Hudson, propietaria del carguero, ordenó detener la búsqueda, ya que, lo más probable era que se hubiera hundido.

Sin embargo, unos días más tarde un cazador de focas inuit divisó al Baychimo a más de 70 kilómetros de Barrow. La tripulación salió en su búsqueda. Cuando lo encontraron descubrieron que la ventisca lo había dejado en muy mal estado, por lo que recogieron las pieles que transportaba y, pensando que no tardaría en hundirse, lo abandonaron a su suerte.

La última vez que se supo de esta nave fue en 1969, treinta años después de su abandono. En esa ocasión, fue localizado en una banquisa en el Mar de Beaufort. Nunca más se le ha vuelto a ver. En 2006, las autoridades de Alaska pusieron en marcha una iniciativa para tratar de localizar sus restos, estuviesen a flote o en el fondo del mar. Sin embargo, hasta el momento la búsqueda ha resultado infructuosa.

Fuente: abc

Comparte..
LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

Agregar Comentario

Click aqui para publicar un comentario