BANCO NACIONAL DE PANAMA
La Revista - Lo Nuevo

La abrupta caída de Cristina Fernández de Kirchner

LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

Las lacrimosas evocaciones de su difunto marido, la glorificación del modelo kirchnerista o las ingeniosas frases que utiliza para descalificar a sus rivales, ya no surten el efecto de antes. La popularidad de Cristina Fernández de Kirchner ha experimentado una abrupta caída que los analistas atribuyen en gran parte, a su aislamiento de la realidad en que viven los argentinos.

Una encuesta de la consultora Magament & Fit, indica que el 42,1 por ciento de los ciudadanos tiene un buen concepto de la jefa del gobierno. Pero del otro lado, para el 53,8 por ciento su imagen es regular o francamente mala.

Cabe recordar que en los días previos y posteriores a los comicios de octubre del 2011, Cristina batió un récord histórico al superar el 63 por ciento de aceptación, consagrándose como la presidenta más popular en la historia, después del legendario Juan Domingo Perón. La sucesora y viuda de Néstor Kirchner ganó esas elecciones con más del 54 por ciento del sufragio y al tenor de la aplastante victoria, algunos de sus adeptos hablaron de reformar la Constitución a fin de habilitarla para un tercer período en la Casa Rosada.

La consigna de «Cristina para siempre» comenzó a resquebrajarse a finales de diciembre del 2011, cuando decidió reducir el subsidio al suministro de gas y de energía eléctrica, como también los aportes al transporte público. De un día para el otro, los que habían comprado televisores, autos y electrodomésticos, aprovechando el carnaval de ofertas del período preelectoral, hallaron que tendrían que ajustarse el cinturón. El supuesto escándalo de corrupción que compromete al vicepresidente Amado Boudou, sumado a las tareas de espionaje político que realizaba la Gendarmería, a instancias del gobierno, agrietaron el pedestal en que se alzaba la presidenta.

Pero la gota que rebaso el vaso fue el accidente ferroviario en la estación de Once, que dejó un saldo de 51 muertos y 700 heridos. Cristina Kirchner no se hizo presente ni en el escenario de la tragedia ni en los hospitales.

«Cristina se ha hecho víctima de sus propios espejismos. Su visión sesgada de la realidad y el falso panorama que le pintan sus aduladores, la alejan del ciudadano de a pie que creyó en sus consignas», afirma Damián González.

Fuente: el mundo

Comparte..
LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

1 Comentario

Click aqui para publicar un comentario