BANCO NACIONAL DE PANAMA
Escenas del Espectáculo

La duquesa de Alba cuenta (casi) todo

LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

La noche que la duquesa de Alba nació en Liria, su padre había invitado a tres amigos. Cayetana vino al mundo el 28 de marzo de 1926. «… Durante la cena, el mayordomo les informó de que mi madre se había puesto con dolores de parto… Como es natural, él no iba a despedir a sus invitados…». Eran el doctor Marañón, Ortega y Gasset y Ramón Peréz de Ayala.

«Yo, Cayetana» (Espasa), el libro de memorias de la duquesa de Alba, no tiene índice onomástico pero si lo tuviera estaría cuajado de nombres de ese tenor. Un ejemplo: «María (Callas) y yo fuimos bastante amigas. Nunca he entendido cómo ella y después Jackie Kennedy, otra amiga, se enamoraron perdidamente de Aristóteles Onassis, que a mí siempre me pareció un tipo bastante desagradable, zafio y grosero». No era amiga de Gracia de Mónaco aunque consiguió juntarla con Jackie en Sevilla. No se podían ver (Grace no suspendió su agenda el día que mataron a Kennedy).

Se guarda cosas pero reparte estopa. De Zapatero, sin nombrarlo: «Si en estos momentos con este presidente no estuviera el Rey… No lo quiero ni pensar…».

Elisabeth Taylor, que al mayordomo de Liria le pareció mona pero muy bajita. También el Aga Khan, que la acosó en Nueva York, o Antonio el Bailarín, con el que dice no haber tenido una relación. La parte final, la de Alfonso, es la más cursi: «¿Cómo explicar que podemos estar horas al teléfono riéndonos cuando no estamos juntos? ¿Que espero su llegada en el AVE a Sevilla cada fin de semana como el que necesita el aire que respira?». En esa parte, Cayetana también cuenta que siempre viaja de Liria a Dueñas con cacatúas y loros.

Fuente: abc

Comparte..
LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

Agregar Comentario

Click aqui para publicar un comentario